Imprimir esta página

Influencia familiar en la elección de carrera

La influencia familiar sobre el proyecto de vida de los hijos es inevitable. Desde las profesiones paternas, sus hobbies, las carreras no concretadas, hasta las expectativas expresadas directa o indirectamente… todo forma parte de lo que los hijos van incorporando, ya sea para imitar o para descartar como propio. ¿Cómo aprovechar positivamente la influencia familiar en la orientación vocacional de los hijos?

Cuando comenzás a preguntarte acerca de tu futuro, tus padres, por su parte, también se sienten parte activa de esta etapa, en la cual pueden renacer en ellos recuerdos, sueños cumplidos, expectativas no satisfechas.  Incluso pueden experimentar una reedición de lo ya vivido y, para muchos, hasta constituye una especie de “segunda oportunidad”.

 ¿Las influencias familiares son siempre negativas?

No necesariamente. Las influencias son parte necesaria e inevitable para que el ser humano vaya formando su personalidad y, por ende, sus gustos, intereses, etc. Éstas se transforman en negativas cuando se convierten en exigencia, en mandato (mandamiento, orden).

Lo que es importante que seas capaz de diferenciar es si este mandato es real o simbólico.

Por ejemplo: un mandato real se haría evidente si tus padres critican constantemente la carrera de tu interés, si la desvalorizan, si se rehúsan a apoyarte, ya sea emocional o económicamente -pero cambiarían su posición si la elección fuera diferente-.  También, en ocasiones, se ponen en juego intereses familiares, incitando a estudiar alguna carrera que permita optimizar o seguir con la empresa familiar o, simplemente, que se continúe con la “profesión generacional” (profesión que, se da por sentada, debe ser ejercida por todas las generaciones de una familia).

El mandato es simbólico cuando está basada en una impresión, un sentimiento interno, más que en hechos concretos. Un ejemplo de esto sería si nunca conversaste abiertamente sobre el tema con tu familia pero suponés que tus padres opinan tal o cual cosa y actuás en consecuencia por esa sensación.

El saber distinguir cuál de estas dos situaciones se está dando es muy importante, y es el punto de partida para poder resolver la situación, ya sea solo o ayudado por un orientador vocacional.

 Algunas recomendaciones para los hijos:

Rescatar lo valioso de las experiencias vividas que ofrecen los mayores

Aprender a escuchar y a negociar, cuando sea necesario.

El apoyo que puedas recibir de tu familia es muy importante, así como el conflicto familiar constituye una dificultad adicional para la concreción de una carrera. Sin embargo, esto no implica que por evitar el conflicto tengas que elegir ciegamente la carrera de preferencia de tus padres, ni que por "no darles el gusto" rechaces las carreras que ellos preferirían. Lo más sano es que utilices la información que ellos te brindan conjuntamente con lo que analices sobre tus propios gustos, intereses, habilidades, expectativas, etc. y en caso de haber discrepancia, trates de que comprendan tus motivaciones y logres su apoyo.

Algunas recomendaciones para los padres:

Lo valioso del proceso de elección de la carrera es que puedan acompañar a sus hijos desde otro lugar, compartiendo experiencias, aconsejando.

Como adultos es conveniente que vean la situación que está viviendo su hijo como similar pero a la vez diferente a la que vivieron cuando tenían su edad. El protagonista en este momento es su hijo, una persona diferente, con sus propias características, necesidades y expectativas, y la mejor forma de ayudarlo es dándole el espacio suficiente para que se desarrolle plenamente, para que se descubra, y ofreciéndole ayuda profesional en caso de estar a su alcance.

Es clave brindarle la contención necesaria cuando el camino parezca confuso y oscuro. Asimismo, darle la posibilidad a su hijo de probar, de equivocarse, comprendiendo que los tiempos y las decisiones pueden no ser las esperadas pero que, seguramente, si la elección se ha basado en sus gustos verdaderos, será la más rentable, en todo sentido.

 Para aprovechar positivamente la influencia familiar y/o ayudar a resolver los conflictos que se generan en esta situación, en nuestros procesos de orientación vocacional personalizada solemos involucrar a los padres en alguna de las sesiones, así como mantenemos la invitación a que puedan presenciar la entrega del informe final. Estas sesiones pueden constituir un buen lugar de intercambio entre padres e hijos ya que, con la conducción de un psicólogo especializado en la orientación vocacional, encuentran un lugar donde expresar abiertamente sus dudas, sentimientos, pensamientos, creencias, temores y expectativas, sin ser juzgados y con la contención que provee este encuadre.

Modificado por última vez en Viernes, 20 Diciembre 2013 16:45
Valora este artículo
(6 votos)

Artículos relacionados (por etiqueta)