Imprimir esta página

“Para una satisfactoria elección profesional” .... Cómo evitar la deserción universitaria

Al conversar innumerables veces con jóvenes de Enseñanza Media, me doy cuenta de que su principal preocupación es la pregunta ¿qué carrera estudiar? Pero a medida que se va cumpliendo el plazo para tomar la decisión, la pregunta cambia por ¿es correcta la decisión que estoy a punto de tomar?.

Dicho cambio de enfoque en el proceso de Orientación Vocacional Profesional, no es casual, sobre todo si pensamos que según algunos estudios, uno de cada cinco estudiantes, aproximadamente, deserta de la carrera escogida durante el primer año.

Estos mismos estudios, tienden a coincidir en cuanto a los motivos de dicha deserción.

• Orientación Vocacional.

• Situación económica.

• Rendimiento académico.

A cada uno de estos motivos es importante ponerles atención, para estar preparados de antemano a las dificultades que se pueden ir dando, y que provocan la temida deserción.

Motivos económicos para la deserción

Siempre es importante conocer con tiempo todas aquellas becas y créditos a los que se puede optar y que ofrece el Estado, poniendo especial atención y preocupación en aquellos requisitos en los que se puede influir, como lo es el rendimiento.

Sin embargo, y sin excluir lo anterior, es fundamental acercarse a las Casas de Estudios e informarse sobre las becas que cada institución ofrece en forma privada. Considerando que incluso algunas becas que se pueden considerar “menores”, como de alimentación, transporte o de un porcentaje del arancel, igualmente se convierten en un alivio para el bolsillo, tanto del estudiante como de sus familias.

No obstante todo lo anterior, en algunas ocasiones, las dificultades económicas son permanentes, y en este caso se suele recomendar carreras de menor duración, pero que idealmente permitan una continuidad de estudio posteriormente. Consideremos que la formación muchas veces es una seguidilla de pasos en el proceso final, que puede partir por una carrera técnica, prepararnos para el siguiente paso, estudiar una profesión universitaria, y volver a prepararnos para la formación de post-grado.

Motivos de rendimiento académico para la deserción

Quizás este es el motivo, donde en la práctica, se tiene mayor injerencia. Es cierto que la Educación Superior requiere un mayor esfuerzo que la vida escolar, además que muchas veces el impacto de cambiar a esta realidad no es fácil y que en ocasiones los jóvenes no se sienten preparados para ello, pero no es menos cierto que si existen profesionales de una determinada área, es porque las distintas carreras, si las tomamos con seriedad y principalmente compromiso, se pueden llevar adelante.

Motivos de Orientación Vocacional para la deserción

En primer término, es importante conocer con anterioridad mallas curriculares y así poder compararlas con las competencias personales con respecto a un área del conocimiento. Para lograr esto con mayor realismo es fundamental el poder conversar con estudiantes que estén cursando las carreras de interés, con los cuales se pueda compartir la experiencia.

Segundo, es también importante ocupar esta información en la toma de decisiones. Con tiempo se debe recopilar la información suficiente, pero lo funda-

mental es realmente ocuparla, dedicándole tiempo para analizarla y comparar las distintas alternativas académicas.

Tercero, se debe recordar que se estudia una carrera para algo más grande, para dedicarnos a una profesión, un “qué hacer”, que en definitiva debe ser lo que nos causa interés, satisfacción personal y la sensación de realización profesional. Desde este punto de vista suelo recomendar, que se tenga la experiencia de compartir con profesionales y así conocer “a qué se dedican”, en qué consiste la experiencia de su actividad profesional.

Finalmente, es importante mencionar que la Orientación Vocacional no termina con la inscripción en una Casa de Estudios de educación superior, es por esto, que es importante conocer los distintos apoyos y orientaciones que ofrecen a los alumnos durante sus años de estudios.

En definitiva debemos contestar a las preguntas ¿Qué tan adecuada es la decisión que voy a tomar?, ¿cumple con mis expectativas? y la única forma de saberlo es “averiguar, conocer e informarse…”.

Modificado por última vez en Martes, 17 Diciembre 2013 18:33
Valora este artículo
(1 Voto)