Imprimir esta página

Guía para el estudiante

 1) saber qué quiero

Hacete varias preguntas: ¿qué me gusta hacer?, ¿qué no me gusta?, ¿dónde me gustaría trabajar?, ¿dónde no?, ¿cuáles son mis habilidades, intereses, fortalezas?, ¿y mis debilidades o aspectos negativos?; y, fundamentalmente, ¿cuál es mi proyecto de vida?

Los cursos de Orientación Vocacional de la UNSJ pueden ayudarte a encontrar las respuestas. Ingresá a EXPO UNIVERSIDAD en el sitio de la universidad www.unsj.edu.ar y enterate de qué se trata.

2) buscar información

Tratá de conocer el mercado de la oferta y de la demanda, porque si bien la realidad se modifica constantemente, hay carreras que históricamente vienen presentando dificultades en la inserción laboral o el desarrollo económico. En cuanto a la oferta, es importante conocer los lugares donde se estudia, el alcance de los títulos, las habilidades necesarias, los costos, los tiempos de cursado, las materias, etcétera.

3) tomar una decisión

Aquí tenés que vencer los prejuicios, presiones y fantasías. Es el momento de valorar tus propias expectativas, las posibilidades económicas y personales y la proyección hacia el futuro. La elección puede ser según el campo profesional o las incumbencias del título.

Es el momento de congeniar la vocación con el entorno y la realidad laboral. Una decisión madura tiene en cuenta el “quién soy” y el “quién quiero llegar a ser”.

El pasaje de la secundaria a la universidad te exige adaptarte a una forma de estudiar que da por sabido que sos un alumno autónomo, es decir, que sos capaz de asumir tus responsabilidades con independencia.

Los cursos de ingreso de la UNSJ te facilitan esta ambientación. La siguiente guía puede resultarte de gran ayuda en este cambio.

¿Cómo son las clases en la universidad?

En la facultad se considera la asistencia por materias. Asistir a clase no es sólo estar presente sino tomar apuntes, registrar por escrito las pautas que va dando el profesor. Es útil organizarse para archivar los apuntes de manera prolija, algunos prefieren usar un cuaderno por materia y otros uno solo pero sacando luego las hojas que guardan en carpetas diferentes.

¿Hay que leer mucho?

Toda carrera universitaria demanda leer. Los apuntes de clase son fundamentales pero jamás reemplazan la lectura de los textos obligatorios y optativos de la materia. El profesor irá marcando qué lecturas hacer, y es necesario que las hagas antes de cada clase, subrayando las ideas centrales y marcando las dudas para consultar.

La fuente de estudio son los libros, artículos u otros materiales que se indican en el programa. La mayoría de los libros los encontrarás en la biblioteca de la facultad.

¿Cómo hay que estudiar?

Es necesario generar un hábito de estudio diario, es decir, dedicar un mínimo de 2 o 3 horas por día para leer, ordenar los apuntes, realizar resúmenes, hacer ejercicios u otros trabajos solicitados. Esto te permitirá tener “todo listo” para comenzar con la preparación para un examen, integrando y relacionando los temas ya aprendidos. La fijación o memorización es el paso final en esta preparación.

¿Cómo son las evaluaciones?

Por lo general en la facultad se evalúa con exámenes “parciales” donde se toma lo visto el 1º cuatrimestre (abril-julio) y el 2º (agosto-noviembre); y “finales” donde se toma toda la materia. A veces las materias son “promocionales”, y en ese caso, aprobando los parciales con ciertas notas como mínimo ya se aprueba toda la materia. Existen materias cuatrimestrales y anuales con diversa carga horaria, pero en cualquier caso es indispensable saber de qué tipo de asignatura se trata y cómo es el mecanismo para aprobarla.

Estos criterios son dados por los profesores durante el dictado de las clases, de allí la importancia de asistir a las mismas.

¿y las materias que no me gustan?

Más allá de que la carrera elegida responda a tus deseos, es probable que te encuentres con materias que no te interesen o te resulten desagradables y pesadas de cursar. Esto no significa haber errado la elección. Es común también que las materias de primer año resulten especialmente difíciles o intensas. Sin duda esto está ligado al cambio que implica ingresar en la universidad, el encuentro con contenidos más complejos y la utilización de vocabulario específico, lo cual requiere un esfuerzo adicional constante.

¿Se puede estudiar en grupo?

Puede resultarte muy provechoso hacer buenos compañeros de estudio en la facultad. Compartir apuntes, intercambiar opiniones y materiales aliviana mucho la tarea. Es muy útil estudiar de manera individual y juntarse luego a repasar en grupo para aclarar dudas y reforzar lo aprendido.

No hay que desesperarse, muchos chicos llegan al último año del secundario sin tener decidido qué quieren seguir estudiando. Una alternativa para resolver la situación puede ser un buen Taller de Orientación Vocacional.

La Orientación Vocacional es un conjunto de prácticas que generalmente se trabajan en talleres, destinadas al esclarecimiento de la problemática de la vocación. Es un trabajo preventivo, desarrollado por un grupo de profesionales, cuyo objetivo central es proveerte los elementos necesarios para posibilitarte el mejor panorama a la hora elegir una carrera. Los talleres de Orientación Vocacional pueden ser individuales o grupales, y reúnen actividades ligadas tanto a la exploración personal como a la indagación de la realidad a través de la información sobre la oferta académica y las particularidades del mercado laboral actual.

La UNSJ ofrece a través de su Dirección de Psicología y Psicopedagogía diferentes programas y talleres de Orientación Vocacional durante todo el año lectivo. Uno de esos programas está destinado a los jóvenes que cursan el último año del secundario que lo soliciten; otro está diseñado para grupos de personas mayores de 25 años; y un tercer programa está pensado para la reorientación de aquellos que ya empezaron una carrera universitaria pero no están a gusto y necesitan resignificar la elección. Todos los talleres son gratuitos.

¿Estás buscando una carrera que te asegure un empleo?

La inserción laboral no depende sólo de una carrera, sino de un conjunto de variables geográficas, sociales y culturales. En las provincias mineras, como San Juan, faltan ingenieros y técnicos en minas, en hidrocarburos y en medio ambiente.

En las provincias agroindustriales faltan técnicos en alimentos, en mecanización agrícola y en agroindustrias.

En todo el país faltan técnicos y paramédicos, soldadores, torneros y electromecánicos, pero ninguna carrera por mejor inserción laboral que tenga resultará buena si no hay verdadera vocación de tu parte.

Fuente: Revista.unsj

Modificado por última vez en Viernes, 13 Diciembre 2013 19:19
Valora este artículo
(2 votos)

Artículos relacionados (por etiqueta)