Imprimir esta página

Tengo dos opciones de carreta ¡Y la dos me encantan!

Has logrado un gran avance en tu proceso personal de elección vocacional: ya tienes identificado un grupo reducido de carreras que te interesan, o incluso has llegado a limitar tus opciones a dos o tres; pero ahora, ¿cómo decidir cuál de estas opciones que tanto te convencen es la mejor? Puede ser que estas opciones pertenezcan a la misma área de estudio, en cuyo caso podrías optar por cursar primero las materias básicas (tronco de carrera) y  elegir más tarde, cuando ya debas optar por las materias específicas de la carrera. Sin embargo, hay otros casos en los que, aunque parezca sorprendente, tus opciones pueden pertenecer a áreas de estudio completamente diferentes o que incluso son contradictorias.  En estos casos, ¿qué puedes hacer?

Un primer paso es revisar a detalle no sólo tus preferencias personales, sino poner especial atención en tus habilidades y capacidades. Analiza cuáles son las más destacadas y posteriormente compáralas con las habilidades requeridas para las carreras de tu interés. Recuerda que es más probable que tengas éxito y te sientas más satisfecho en una profesión para la que tienes más facilidad y capacidad.

Por otro lado, te beneficiarás de revisar con cuidado los planes de estudio de cada una de las carreras que has elegido; podrías tener una idea poco clara de lo que realmente implica cursar una carrera específica. Revisando las materias que cursarás, así como las áreas de concentración final y las materias optativas, te puedes dar una idea bastante precisa del contenido concreto del plan de estudios.

Te recomendamos ampliamente conversar con profesionistas egresados de las carreras de tu interés, que estén ejerciendo en su campo de estudios y que sean considerados como exitosos en la misma. Averigua cómo es su rutina diaria de trabajo, lo que más disfrutan de la misma y lo que no les agrada tanto realizar.

Otro aspecto a tomar en cuenta es, de las opciones de tu preferencia, investigar cuáles se imparten en las instituciones que te interesan, así como las diferencias que pudiera haber en los planes de estudio para una misma carrera en diferentes instituciones. Visita las universidades y no dudes en participar como oyente en alguna clase, para conocer de cerca lo que experimentarás.

Finalmente, investiga y reflexiona sobre las posibilidades de inserción laboral real para cada una las carreras; en ocasiones, un campo de estudio te podría parecer muy interesante a nivel teórico, pero al momento de ejercerlo en la práctica, ser poco atractivo, demandar cambios de residencia, aportar un ingreso reducido o requerir características físicas o de personalidad que debas desarrollar.

Es importante que, al tomar la decisión definitiva, te preguntes qué tipo de actividades estás dispuesto a desarrollar día a día, tanto en circunstancias favorables como al enfrentar retos y situaciones difíciles dentro de tu futura profesión, pues todo ello formará parte de tu entorno y ejercicio laboral cotidiano.

Valora este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados (por etiqueta)